Proyecto Arqueológico Huari-Ancash

Está orientado a conocer los modos de vida de los pobladores prehispánicos de Huari. Son de especial interés los aspectos funerarios y el culto a los ancestros, para lo cual se desarrollan excavaciones arqueológicas a fin de obtener información que ayuden a comprender estos aspectos. Las trabajos arqueológicos cuentan con el auspicio del Centre de Investigación en Arqueología Precolombina de la Universidad Paris 1, Municipalidad Provincial de Huari y el Instituto de Estudios Huarinos.

Monday, November 01, 2010

Pukaranra de Acopalca: Un sitio Tardío en Huari

PUKARANRA DE ACOPALCA: UN SITIO TARDÍO EN HUARI

Ricardo Chirinos Portocarrero

Lucia Borba Harumi

INTRODUCCIÓN

El presente artículo presenta el resultado preliminar de la investigación hecha en el sitio arqueológico de Pukaranra, en el Centro Poblado de Acopalca y formó parte del Programa de Puesta en Valor de Sitios Arqueológicos - Circuitos Ecoturísticos - Huari, auspiciado por la Municipalidad Provincial de Huari.

Los trabajos de limpieza del sitio consistieron en la remoción de la vegetación de las estructuras arqueológicas y sus cercanías, así como el retiro y traslado de gran cantidad de piedras que cubrían muchas estructuras provenientes del derrumbe de la ladera del cerro que limita el sitio hacia el noroeste.

Para la habilitación turística se implementó un circuito interno, construyéndose caminos de piedras en locales adecuados para el transito de visitantes y también dos bancas de descanso: una colocada en la entrada del sitio y otra en un lugar que permite observar el sitio panorámicamente.

En el proceso de trabajo se encontró material arqueológico en superficie, principalmente cerámico y en menor proporción lítico. Tal material fue identificado de acuerdo a su localización, recolectado y debidamente embalado, teniendo en vista un futuro análisis de laboratorio que posibilite un acercamiento a la cronología relativa y a la funcionalidad del asentamiento.

DESCRIPCIÓN DEL SITIO

El sitio se encuentra en el Centro Poblado de Acopalca, aproximadamente a 2 km al Oeste del pueblo, frente a la Catarata Maria Jiray (coordenadas 18L 0257766 E, 8966774 N) en el valle del Río Shashal, ocupando un área de Fondo de Valle (Ibarra, 2004), en el piso ecológico quechua, y cuenta con una altitud aproximada de 3300 msnm, distribuyéndose en un terreno inclinado del estrecho valle (Fig. 1).

El sitio se caracteriza por sus pequeñas estructuras redondeadas, conformando paredes de piedras. Tales estructuras son contiguas, abarcando una gran área en esa parte del valle. El área aproximada del sitio es de 10,500 m², con medidas de 150 m de Este a Oeste y 70 m de Norte a Sur (Fig. 2).

Sus límites naturales son: al Norte por un cerro rocoso, cuya cima está aproximadamente a 500 m de mayor altitud en relación al sitio; al Sur por el Río Shashal y al Este y Oeste por fuertes pendientes del valle (Fig. 3).

En la parte baja del sitio, cerca al río, se encuentra una pequeña laguna cubierta por vegetación y que incita historias míticas entre los lugareños.

Las estructuras del sitio presentan formas y tamaños variables. Las estructuras mayores tienen aproximadamente 6 m de diámetro y las menores hasta 2 m de diámetro. Sus plantas son generalmente circulares o redondeadas, en muchos casos con contornos irregulares y raramente con un formato rectangular (Fig. 4). Esas estructuras están aglutinadas, muchas veces comunicadas por un pequeño acceso y se asientan parcialmente en un nivel más bajo que la superficie, ya que se encuentran en un área de declive natural. Presentan entre si características muy semejantes, no verificándose estructuras fuertemente diferenciadas por su arquitectura.

En los espacios entre una y otra estructura frecuentemente se identifican caminos de circulación, observables por el aplanamiento del terreno, con cerca de 1 m de ancho.

Muchas estructuras presentan en su piso interior pequeñas estructuras subterráneas, como pozos redondeados de aproximadamente 80 cm de ancho y con profundidad aparentemente pequeña (máximo de 1 m). En algunos casos, esas estructuras subterráneas se encuentran tapadas por lajas de piedra y pueden ubicarse tanto en el centro del piso o en un rincón.

También se encuentran algunas estructuras subterráneas de características semejantes, fuera de las estructuras redondeadas. En el interior de una de ellas se encontró material cerámico. No se halló en todo el sitio material óseo, sea humano o animal, lo que no confirma la hipótesis de que haya estructuras funerarias en el sitio.

Arquitectura: Técnica Constructiva

Las paredes de las estructuras son construidas principalmente por piedras de forma rectangular y dimensiones medianas (de 10 a 30 cm de ancho), con algunas piedras de dimensiones mayores. No se observa el uso de “pachillas” o argamasa de barro entre las piedras, constituyendo paredes de aspecto rudimentario.

Las estructuras tienen planta generalmente irregular y en muchos casos las paredes engloban grandes rocas ya previamente establecidas en el terreno. En algunas estructuras se puede identificar claramente su acceso, demarcado por jambas y algunas presentan gradas de acceso. En una estructura se verificó divisiones internas, conformando dos recintos rectangulares comunicados entre si.

Material Arqueológico

En casi todas las estructuras del sitio se encontró significativa cantidad de material arqueológico, principalmente cerámico. Este se caracteriza por fragmentos de vasijas en gran medida de grandes dimensiones y sin decoración, eventualmente con restos de carbón, indicando que se tratan de vasijas de uso doméstico.

En mucho menor proporción se encontró fragmentos de pequeñas vasijas cerámicas con decoración modelada, incisa y con pintura roja, y un motivo cerámico de formato cónico con perforaciones, el cual tiene correspondencias con el material hallado en el sitio Ushnu.

En una estructura se encontró también una piedra de Shashal, mineral abundante en el valle del río de mismo nombre y usado hasta la actualidad como antiplástico en la cerámica.

ESTADO DE CONSERVACIÓN DEL SITIO ARQUEOLÓGICO

El Sitio Arqueológico Pukaranra se encuentra parcialmente cubierto por derrumbe rocoso proveniente del cerro que lo limita al Norte. Debido a eso, muchas estructuras no pudieron ser debidamente identificadas. El derrumbe ocasionó también el deterioro de muchas estructuras.

Por otro lado, por la gran cantidad de piedras en el terreno, se advierte que el área no fue utilizada para actividades agrícolas modernas y por lo tanto las estructuras se mantuvieron a lo largo de los años. De esa manera, la gran densidad y distribución de las estructuras del sitio pueden ser observadas.

Es probable que el derrumbe de piedras haya evitado o al menos dificultado el “huaqueo” en el sitio, dado que no se observa vestigios de esa actividad.

La gran cantidad de material arqueológico encontrado en superficie, en estado de conservación relativamente bueno, indica la riqueza de material que puede ser recuperado en su contexto original.

INTERPRETACIONES PRELIMINARES

Por las características del sitio, podría considerarse que se trata de un asentamiento de carácter residencial, constituyendo las estructuras viviendas y/o áreas de almacenamiento; los fragmentos de cerámica utilitaria encontrada en la superficie de estas estructuras corroborarían dicha hipótesis.

La gran cantidad de estructuras agrupadas de forma aglutinada e irregular, edificadas con técnica de mampostería bastante simple, muestran la satisfacción de necesidades inmediatas, características del patrón de asentamiento del Intermedio Tardío (900 - 1440 d. C.) en la zona (Bonnier 1997, Orsini e Ibarra 2007) periodo en que se daría un incremento poblacional en contraste con los periodos anteriores (Horizonte Medio – 500 a 900 d. C.).

Las pequeñas estructuras subterráneas que se hallan en el interior de las viviendas y afuera de estas, posiblemente tendrían diferentes funcionalidades, como almacenamiento de grandes cántaros o una función funeraria y/o ritual.

El sitio no dispone de áreas abiertas ni tecnologías para el cultivo en sus alrededores, lo que lleva a suponer que las actividades agrícolas de su población fueron realizadas en terrenos más alejados. Se puede sugerir, por lo tanto, que el asentamiento estaría directamente relacionado con otros asentamientos mayores cercanos, como los que se localizan en los alrededores de la Laguna de Purhuay, tal como Ishlaranra (con un patrón de asentamiento muy similar a Pukaranra) o Ñawpamarka de Huachis, en el distrito del mismo nombre, entre otros.

Muchas de estas hipótesis tendrán que ser corroboradas con futuras investigaciones; Pukaranra muestra un gran potencial para la investigación y el desarrollo turístico, que como sabemos son dos actividades complementarias.

Figura 1. Plano de ubicación.

Figura 2. Plano del sitio de Puka Ranra.


Figura 3. Vista del sitio con la catarata María Jiray.


Figura 4. Vista de una estructura doméstica.